Lo que aprendí en Auschwitz

2 12 2009

Jaime Cuesta / Profesor de Lengua Castellana y Literatura

Entrada al Campo de Concentración de Auschwitz, donde puede leerse en alemán "El trabajo os hará libres".

Si alguna vez visitáis Polonia no dejéis de acercaros a los campos de concentración de Auschwitz (nombre con que los alemanes bautizaron a la localidad polaca de Oswiecim). Ubicada a unos 70 kilómetros de Cracovia, Auschwitz es tristemente famosa por haber alojado el mayor de los campos de concentración de la Alemania nazi. ¿Y qué es un campo de concentración? Un campo de concentración no deja de ser un eufemismo para referirse a un complejo de edificios e instalaciones creados para exterminar de modo salvaje a todos aquellos que escapaban a la ideología racial del III Reich: judíos (principalmente), gitanos, polacos, rusos, homosexuales, etc. Tan brutal fue la política de exterminio que hoy se calcula que entre las rejas electrificadas de Auschwitz pudieron haber muerto varios millones de personas.
 
A Auschwitz se entra con cara de sorpresa y se sale con cara de lástima. Allí se conservan aún las cámaras de gas donde los nazis, con la excusa de que iban a tomar un baño, mataban por decenas a los deportados con gas Ciklon B; tras el “baño”, les quitaban los dientes de oro, los objetos de valor y -a las mujeres- la cabellera, que luego vendían a la industria textil. También podréis ver las celdas, los dormitorios, los famosos pijamas de rayas, las letrinas comunitarias -que sólo podían usar durante un minuto dos veces al día-, etc. Para rabia y humillación de todos los presos, a la entrada del campo principal puede leerse en alemán la inscripción “Arbeit macht frei” (el trabajo os hará libres). Lee el resto de esta entrada »





La vida es lo que tú tocas

2 12 2009

Eduardo Gómez / Profesor de Geografía e Historia

             Tú vives siempre en tus actos.

         Con la punta de tus dedos

pulsas el mundo; le arrancas

auroras, triunfos, colores,

alegrías: es tu música.

La vida es lo que tú tocas.

 Pedro Salinas.

Quiero esta semana compartir con vosotros este destello poético. Corresponde a la primera estrofa de un poema del español Pedro Salinas titulado “”.

Me parece sugerente y capaz de tocar nuestra fibra sensible. Ya os habréis dado cuenta a estas alturas de la revista que los destellos seleccionados pretenden llegar hasta esa parte de nosotros oculta, recóndita, escondida que, sin embargo, es lo que somos.

¡Qué metáfora más bonita la de comparar la vida con una pieza musical! Siempre me pareció que la música era un arte especial. Porque la música es creación, es belleza, es sensibilidad derramada, características que comparte con otras artes como la pintura o la literatura, por ejemplo. Pero además tiene una gran virtud que yo siempre he valorado: no necesita de intermediarios y, por ello, no tiene que amoldarse a las limitaciones que estos imponen. Lee el resto de esta entrada »





Carta a un maltratador

2 12 2009

Fernando Orden Rueda, alumno de 2º de Bachillerato de Ciencias de la Salud del IES Bioclimático de Badajoz, ganó el pasado año un premio especial en el II Concurso Nacional “Carta a un maltratador”, convocado por la Asociación ‘Juntos contra la violencia doméstica’. Aquí os reproduzco la carta que escribió Fernando y os invito a reflexionar por unos instantes sobre esta lacra que es la violencia doméstica y sobre sus terribles consecuencias.

Para ti, cabrón: Porque lo eres, porque la has humillado, porque la has menospreciado, porque la has golpeado, abofeteado, escupido, insultado… porque la has maltratado. ¿Por qué la maltratas? Dices que es su culpa, ¿verdad? Que es ella la que te saca de tus casillas, siempre contradiciendo y exigiendo dinero para cosas innecesarias o que detestas: detergente, bayetas, verduras… Es entonces, en medio de una discusión, cuando tú, con tu “método de disciplina” intentas educarla, para que aprenda. Encima lloriquea, si además vive de tu sueldo y tiene tanta suerte contigo, un hombre de ideas claras, respetable. ¿De qué se queja? Lee el resto de esta entrada »