El Amor (I): El flechazo

3 02 2010

Eduardo Gómez / Profesor de Geografía e Historia

.

.“Te cruzaste conmigo aquel día
y de ese instante, sueño y muero
que en tus labios quedó mi poesía
que en tus ojos, la luz que no encuentro”

Chambao: “Sueño y muero”

Estamos en febrero, mes añadido al calendario romano por Julio César dedicado a las hogueras purificadoras, las “Februa”. Mes de invierno, mes corto, mes frío…

Aprovechando estas fechas tengo intención de dedicar los cuatro “destellos” correspondientes a este mes al Amor, así escrito, con mayúsculas; así sentido, con pasión; así vivido, con ilusión; así despedido, con amargura.

Para este primer destello he escogido la primera estrofa de una canción de Chambao titulada “Sueño y muero”. No es la música de Chambao una de mis preferidas, no soy un entusiasta ni seguidor fiel de este grupo musical. Sin embargo, por casualidad, como suele ocurrir con estas cosas, un buen día cayó en mis manos la letra de esta canción y me pareció preciosa, profunda, clara,… Vi en ella una manera perfecta y muy poética de definir eso que coloquialmente llamamos flechazo. Una forma clara y sencilla de hablar de un tema tan complejo como es el Amor, el sentimiento de enamoramiento de las personas.

Y es verdad. El Amor nos cambia, nos descoloca, aparece de improviso. Por el Amor tan pronto reímos sin motivo aparente como lloramos sin comprender, en nuestro interior revolotean mariposas de colores que somos capaces de sentir incluso físicamente. El Amor es uno de los pilares de nuestra existencia, de los epicentros de nuestra vida,… Pero… nos da vergüenza reconocerlo, sentimos miedo de que se nos note, consideramos que es un síntoma de debilidad,… Y entonces, intentamos anularlo, lo amordazamos, lo maltratamos y, en ocasiones, incluso logramos silenciarlo… Y continuamos avanzando en el camino de la vida… y no nos damos cuenta de que vamos desequilibrados, de que cojeamos, de que uno de nuestros puntos de apoyo se ha agarrotado, se ha vuelto rígido, insensible, se ha atrofiado. Y, si hay suerte, nos percataremos de nuestro error y, entonces, quizá tarde o quizá no, haremos lo posible por rehabilitarlo.

Del Amor así entendido me gustaría hablar los cuatro miércoles de este mes de febrero. Aquí sí que os pido que, ante la pantalla del ordenador, cuando esto leáis, os quitéis esa coraza que, con el pretexto de protegeros, os ha impedido disfrutar del mundo con todos sus matices, os ha impedido prestar la atención que se merece vuestro “corazón”, os ha impedido soñar con los ojos abiertos, os ha impedido sentir,… ¡alto precio el pagado por una seguridad tan frágil!

Estoy seguro de que, o bien ha habido o bien habrá un instante en vuestras vidas en que alguien se cruzará en vuestro camino, sin esperarlo, por sorpresa; alguien con quien apenas intercambiaréis una mirada, ante quien apenas seréis capaces de balbucear unas palabras, instante que se grabará a fuego en vuestra alma, se mantendrá vivo en vuestro recuerdo, se hará un hueco en vuestro corazón y allí quedará instalado para siempre. Y toda la poesía que brotará de vosotros quedará en los labios de ese alguien, toda vuestra sensibilidad se focalizará en ese alguien, toda vuestra luz será engullida por los ojos de ese alguien. Y es que, como decía Bécquer, “El alma que hablar puede con los ojos, también puede besar con la mirada”, verso precioso donde los haya correspondiente a la Rima XX de este autor. A partir de ese instante, hablaréis con miradas, conversaréis en silencio, gritaréis con lágrimas, cantaréis con sonrisas, abriréis los ojos… y veréis el alma…

No hay que tener miedo a vivir con los ojos abiertos, no ha de darnos reparo expresar nuestros sentimientos, no hay que caer en el error de sentirnos únicos en sufrir el terremoto que en nuestro ser desata el Amor pues todos, en un momento u otro, seremos damnificados por él. ¡Qué bonito sería poder decirle a alguien, pasado un tiempo, estas palabras de la canción de Chambao! Te cruzaste conmigo aquel día, un día cualquiera que nada tenía de especial, por casualidad, sin buscarlo ni esperarlo, y nunca más volví a caminar solo, y nunca más volví a ser el mismo, porque te llevaste una parte de mí, fuiste capaz de acceder a mis adentros, de adueñarte de mi poesía, de apropiarte de mi luz… y, ¿sabes?, pese a ello, no me sentí vacío sino lleno…

Anuncios

Acciones

Information

5 responses

3 02 2010
Raquel Pelayo

¡Por fin llegó el amor! Qué ganas tenía de leer un “destello” amoroso y cuánto me alegra saber que aún nos quedan otros tres… Espero que muchos lectores de la revista, inspirados por estas palabras y por esos versos de Chambao, os animéis ahora sí a escribir sobre el amor y a participar en el concurso que hemos convocado.
Poco puedo añadir a lo que Eduardo ha escrito sobre el flechazo en este texto tan conmovedor, en que se ha quitado la coraza para hablarnos abiertamente sobre un sentimiento que, en efecto, suele avergonzarnos. La emoción de ese primer encuentro, el intercambio de miradas, el hormigueo en el estómago, la alteración del pulso, la falta de apetito y de atención, la carta de amor arrebatada que rara vez nos atrevemos a enviar… Cuántos son los efectos de la flecha de Cupido. El mundo nos parece de pronto más bonito (como decía Bécquer, “la tierra y los cielos me sonríen”) y, aunque ya los hayamos rebasado con creces, volvemos a tener de nuevo quince años… En ese estado, queridos alumnos, yo diría que la experiencia no es un grado y que nos sentimos tan inseguros y vulnerables como vosotros. Es un sentimiento mágico… En palabras de Lope, “quien lo probó, lo sabe”…
Espero que en el próximo destello Eduardo nos hable de cómo esa química inicial se puede llegar a transformar en un amor duradero y verdadero. En el Amor que yo sí escribiría con mayúsculas.

3 02 2010
musicameruelo

Yo también me alegro de leer un destello sobre el amor y me encanta que el poema sea un fragmento de una canción. Siempre he admirado la facilidad de los compositores y/o cantautores para expresar con pocas palabras y pocas notas un sentimiento tan fuerte como el amor. Una de las frases que tengo siempre en mente la canta Silvio Rodríguez y dice..
“Con un poco de amor yo me salvo, con un poco de amor ya soy algo. Con un poco de amor tanto me enriquecí.. que gastaba y siempre quedaba mi poco de amor”
El amor da sentido a nuestras vidas, pone color en todo lo que hacemos, nos transporta a un estado casi de embriaguez que tiene como recompensa momentos de felicidad, de pasión, de emoción.. Creo que el amor es el “sentimiento de los sentimientos”, es poderoso e invencible y el flechazo es como el botón “on”..solo necesitamos alguien que lo active (ay.. que se me va la pinza a las tic jajajajaja)
Os dejo con una canción preciosa. No se cuál es más maravillosa si la letra , la música o la voz de Pasión Vega..
“Desnuda el alma cuando no te tengo
y si te tengo, el alma da vueltas que no entiendo..
llévame a las puertas del paraíso que si voy de tu brazo
no hay que pedir permiso”
Gracias Eduardo

7 02 2010
Gonzalo

Llevaba mucho tiempo sin comentar ningún destello, pero con este me han entrado ganas de nuevo.
El Amor es algo que llega de improviso a nuestras vidas, tarde o temprano llega y creo que no hay que desesperarse porque llegue, ni sentirse desdichado por ver que a otros ya les ha llegado ese momento y a ti todavía no. No hay que desesperarse, la espera es dura y aunque el que espera desespera, consigue su recompensa y la recompensa merece la pena.
De repente aparece esa persona, sin darte cuenta, sin saber cómo pero cambia tu vida, hace que cada día sea más feliz, que todo sea maravilloso y es cuando ves que la espera ha merecido la pena, porque cada segundo a su lado es un regalo.

Como bien dice Raquel, luego hay que saber transformar ese sentimiento inicial en un Amor duradero y verdadero. Hay que hacer que cada día junto a esa persona sea más especial que el anterior, no dejar que se convierta en una rutina.

María Jesús tiene mucha razón, son capaces de en una canción expresar un sentimiento tan mágico como el del amor de una manera tan sencilla (con lo que nos cuesta a los demás) y despiertan nuestros sentimientos más profundos y nos acordamos de esa persona que tanto queremos y tenemos grabada en nuestro corazón.
Eduardo, muchas gracias por otro de tus destellos, estoy ansioso de que llegue el miércoles.

7 02 2010
Raquel Pelayo

Qué bonitas palabras, Gonzalo. Solo el amor nos hace escribir así:)

9 02 2010
Ana

Un temón.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: