Antigua oración irlandesa

17 03 2010

Eduardo Gómez / Profesor de Geografía e Historia

Date tiempo para trabajar:

es el precio del éxito.

Date tiempo para pensar:

es el origen del poder.

Date tiempo para amar y ser amado:

es el privilegio de los dioses.

Date tiempo para jugar:

es el secreto de la eterna juventud.

Date tiempo para leer:

es el fundamento de la sabiduría.

Date tiempo para soñar:

es como enganchar tu carro a una estrella.

Date tiempo para hacer amigos:

es el camino de la felicidad.

Date tiempo para mirar a tu alrededor:

el día es muy corto para ser egoísta.

Date tiempo para reír:

es la música del alma.

Hoy es 17 de marzo, día de San Patricio, el santo patrono de Irlanda, la persona que en siglo IV predicó el cristianismo en dicha isla y que, por ello, es recordado y conocido. Y aprovecho esta fecha para compartir con todos vosotros este destello que hace tiempo llegó a mis  manos. Un consejo para vivir, un consejo para equilibrar nuestros quehaceres y objetivos en la vida, una oración para reflexionar sobre nosotros mismos, sobre nuestras esencias,…

¡Qué distinto sería todo si fuésemos capaces de tener tiempo para cumplir las indicaciones que aquí se recogen! ¡Qué difícil se hace cumplir con estas premisas!

Es importante trabajar, no sé si para triunfar, no sé si para cosechar éxitos, no sé si para cumplir ambiciones, pero es importante. Trabajando nos sentimos útiles, trabajando desarrollamos nuestras habilidades, demostramos nuestras capacidades; trabajando podemos, por nosotros mismos, plantearnos aspiraciones… y verlas cumplidas. Trabajando nos sentiremos más libres, encontraremos sentido a muchas cosas. Trabajar nos ayudará a pensar…

Es importante pensar, reflexionar, plantearse preguntas, buscar el sentido a las cosas, a la vida misma. Somos seres pensantes, es ésta una cualidad que nos hace únicos, que nos unifica y diferencia a un mismo tiempo, que nos individualiza y nos “religa” a la comunidad, al entorno, a las gentes que hay a nuestro alrededor; pensar nos ayuda a desarrollarnos, nos eleva,… pensando sentiremos, sintiendo amaremos…

Es importante amar y ser amado, vivir un amor correspondido. El amor llena huecos, desvanece vacíos, destruye oscuridades, aporta felicidad, lima aristas, nos ayuda a entender… y a comprender, nos hace humanos,… nos devuelve a la infancia, al juego en el que siempre queríamos ganar, en el que aprendíamos de manera inconsciente las reglas de la vida…

Es importe jugar, mantener en la memoria lo que fuimos, no olvidar nuestra infancia, recordar la perspectiva con la que veíamos el mundo de niños, sin dobleces, sin planificaciones, sin sobreactuaciones, la vida descarada en la que nos manifestábamos tal cual éramos, la vida en la que todo era nuevo, en la que todo empezaba cada día… nuestras primeras letras leídas…

Es importante leer, tocar un libro, olerle, hablarle como él nos habla a nosotros. Leer nos hace sabios, leer nos hace libres, leer es aprender, es imaginar, es recrear, es recoger el testigo que nos han legado nuestros antepasados, es conocer el alma de quien escribió, es adquirir capacidades para interpretar el mundo. Leer nos permite ampliar las fronteras del saber, comparar, soñar…

Es importante soñar, lo hemos dicho muchas veces a lo largo de anteriores destellos. Soñar es vivir, soñar es avanzar por el camino de la vida, soñar es ver… y mirar. Soñar es imprescindible, los sueños son los polos magnéticos que permiten funcionar a la brújula que nos orienta en nuestra vida… Compartir sueños es alimentar amistades…

Es importante hacer amigos, no sentirse solo, tener en quien confiar, ser fiel y no traicionar. Es importante tener a alguien con quien poder hablar en silencio, en quien apoyarse cuando es necesario, con quien alegrarse y abrirnos…

Es importante abrirnos a nuestro entorno, levantar los ojos, ver. Saborear cada uno de los matices que, día a día, nos regala el mundo. Disfrutar de los cambios… y de las permanencias. Sentir el aire rozar nuestra cara, respirar la brisa con la que nos obsequia el mar, ver las hojas de los árboles brotar… y caer; oír a los pájaros cantar… y callar; sentir el silencio que acompaña a una nevada…  y el bullicio de la primavera; divertirse con los juegos de un cachorro…

Es importante reír, no para cubrir el expediente, no para quedar bien. Reír desde adentro, desde el alma. Sólo así esa risa será su música, su melodía, su “cosmos”…

Si fuéramos capaces de administrar nuestro tiempo haciendo todo lo que esta oración nos propone, viviríamos en equilibrio, viviríamos en orden, seríamos capaces de sonreír con el alma, de vivir alto, de encontrar sentido a nuestras vidas, de mirar a los ojos, de sentirnos libres, seguros, fuertes,…

Y es que orar no tiene por qué ser sólo pedir o suplicar, también puede ser, simplemente, desear…


Acciones

Información

3 responses

18 03 2010
Cambios en el Estilo Para hacer frente a la diabetes | Alimentos Para Diabeticos

[…] Antigua oración irlandesa « ¡IES así…! […]

19 03 2010
Pilar

Preciosa oración irlandesa, Eduardo, gracias.

26 06 2013
chris roman

LA LEI HACE MUCHO TIEMPO EN UNA REVISTA DE SELECCIONES Y ME GUSTO TANTO QUE ALFIN LA VUELVO A ENCONTRAR

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: