El reconocimiento

24 03 2010

Eduardo Gómez / Profesor de Geografía e Historia


Una de las películas que más me ha impactado en mi vida ha sido “Una mente maravillosa”, una de esas películas que se tardan en olvidar si olvidar se pueden, una película que te envuelve desde el primer momento, que te invita a implicarte en su trama, que te engaña, que te deleita con su banda sonora, que te cautiva con su argumento. Una de esas películas a las que fui en dos ocasiones al cine a verla, que he vuelto a ver cuando la han emitido por televisión, y que no me cansa… Una de esas películas que me movió a comprar el libro en el que se basaba y a leerlo: Una mente prodigiosa de Sylvia Nasar publicado en la editorial Mondadori en 2001.

Una mente maravillosa (A beautiful mind) narra la vida del premio Nobel de economía en el año 1994 John Forbes Nash, una persona que sufrió un problema mental: la esquizofrenia-paranoia; una persona, por ello, marginada; una persona que vivió al margen de las élites intelectuales de su época pese a formar parte de las mismas; una persona que sufrió… y venció.

La película narra desde su llegada a la universidad de Princeton hasta el momento en el que recoge el premio Nobel en 1994 en la Stockholm Konserthuset. Cuenta la burla de la que era objeto por parte de sus compañeros estudiantes, su pasión por las Matemáticas, su difícil adaptación al mundo universitario. Se ve también como, poco a poco, va creando su “círculo de amistades” que marcarán e influirán de manera significativa en su vida. Se trata también el tema de sus amoríos, de su relación con la que luego se convertirá en su mujer y en su apoyo fundamental como reconocerá al final de la película cuando al recoger el premio Nobel le diga: “Tú eres mi única razón de ser. Eres todas mis razones”.  Sin darte cuenta, te sumerges en la historia, participas de la realidad ficticia que rodea al protagonista, descubres el mundo de la alta Matemática, de la creación con los números, de la flexibilidad de esta disciplina que tenemos catalogada como rígida, inmutable, cerrada. En la película aparecen fórmulas sencillas que exigen de largos desarrollos matemáticos, que reclaman creatividad por parte de quienes se atreven a desentrañarlas, que permiten varios caminos para llegar a la solución que en ellas se encierra.

John Nash, interpretado por el actor de moda Russell Crowe quien poco antes había protagonizado la película Gladiator, se enfrentó a los problemas psiquiátricos que padecía… y los venció; aprendió a vivir con ellos… y los padeció; fue capaz de superarlos con la ayuda de su mujer… y lo reconoció.

Consciente de su tara se apartó, vivió sin apenas relación alguna con los docentes de la prestigiosa Universidad que le permitió ejercer la docencia. Así pasó largos años hasta que llegó la hora del triunfo, del reconocimiento, momento que recoge el corte que hoy os traigo como destello.

John Nash en su juventud deslumbró, fue capaz de crear, de hacer algo nuevo, de elaborar una teoría matemática que ahí quedó hasta que fue aplicada al campo de la Economía. Y en la madurez de su vida académica vio reconocida su hazaña, su trabajo, su dedicación. Y aquella cafetería de acceso exclusivo para los profesores de la Universidad, aquella estancia que él vio con admiración en su juventud cuando se le vetó el acceso a la misma, se abrió para él. Y aquella escena grabada en su mente que recordaba el modo de reconocer el triunfo de sus colegas por los profesores consistente en el ofrecimiento de sus plumas a quien alcanzaba el logro de su vida, se hizo realidad en su persona. Se sintió abrumado por ello, se sintió reconciliado con aquel mundo que le había dado la espalda, que le veía con temor e indiferencia a un mismo tiempo.

Habían pasado muchos años… y el tiempo se replegó sobre sí mismo… Habían pasado muchos años… y el mundo hizo justicia. Habían pasado muchos años… y atrás quedó el llanto, el sufrimiento, el dolor. Habían pasado muchos años… y el reconocimiento llegó…

P.S.: con este destello me despido por los dos siguientes miércoles hasta la vuelta de vacaciones de Semana Santa, hasta el miércoles 14 de abril. ¡Os deseo unas felices vacaciones!.

Anuncios

Acciones

Information

3 responses

24 03 2010
ALICIA

Felices Vacaciones de Semana Santa!!

24 03 2010
Eduardo Gómez

Muchas gracias, Alicia. Lo mismo te deseo yo a ti. Y de regreso, a por el tramo final del curso.

31 03 2010
Pilar

Deliciosa película, Eduardo, y como suele ocurrir, recomiendo aún más el libro de Sylvia Nasar sobre John Forbes Nash. Merece la pena leer nuevas cosas que amplíen nuestra visión del mundo, invitándonos a compartirlo y a empatizar con otras personas. Gracias, Eduardo, y feliz Semana Santa a tod@s.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: