La voz de nuestros jóvenes

11 11 2011

Me está costando mucho este curso que nuestros alumnos se animen a escribir en la revista de forma voluntaria, así que me tomo la libertad de transcribir aquí algunas de las cosas que los alumnos de 2º A de Bachillerato me han escrito en su último examen. El tema del texto sobre el que están dando su opinión es un artículo de Elvira Lindo que lleva por título “Juventud” (podéis leerlo pinchando aquí). No está de más, de vez en cuando, preguntarles a ellos, a los jóvenes de hoy, lo que piensan de la crisis, de su futuro laboral, de la imagen, a veces injustamente negativa, que se tiene de ellos. Preguntarles cuáles son sus inquietudes, sus dudas, sus temores, sus proyectos, sus ambiciones… porque las tienen, por supuesto que las tienen. Me gustaría que leyerais con atención sus palabras, porque creo que podemos aprender algo de ellas. Y también que valorarais lo bien que han sabido expresar lo que piensan y cómo se sienten ante la situación que estamos atravesando (os recuerdo que son respuestas de un examen, que transcribo literalmente, y que solo he corregido algún error ortográfico):

“Sí, es cierto, nos gusta beber, moderadamente. Nos gusta salir, bailar, pasarlo bien, volver tarde a casa… Y no nos gustan las responsabilidades, ni pensar en el futuro, pero lo hacemos continuamente. […]

También hay otra parte de la juventud sin carrera, sin estudios, sin proyectos, a los que su futuro les es totalmente indiferente, he tratado con ellos. […] Cuando a alguien ya desde pequeño no se le ha dirigido, o no le han dejado que se saque solo las castañas del fuego, de mayor no se puede esperar nada. Es difícil que en la sociedad actual haya gente joven que sirva para vivir sola si todavía su madre les lava el tapper de la comida.

Creo que la juventud no madura, porque no nos dejan madurar los que tenemos por encima. Pero después nos cargan con responsabilidades que no podemos cumplir.”

“En este texto la autora nos habla de esa otra parte de la juventud que no estamos tan acostumbrados a ver en las noticias o en los programas de televisión. Esa juventud que está anclada en una situación no muy propia para su edad: viviendo de sus padres, que les pagan la mayoría de gastos, sin empleo estable y con pocas perspectivas de futuro. Esa parte de la juventud a la cual le gustaría independizarse, buscarse un piso, encontrar un trabajo o tal vez montar su propio negocio y que a lo mejor no tiene esa posibilidad. Tal vez es por eso que los jóvenes se desquitan en el botellón e intentan evadirse de la realidad a base de alcohol, al ver que no van a poder cumplir sus sueños. Pero esa no es la mejor alternativa. En mi opinión, para cumplir nuestras ambiciones a lo mejor deberíamos pasar primero por trabajos más precarios para seguir progresando, y seguro que la generación de nuestros padres también tuvo que hacerlo para labrarse un futuro, es decir, que el contrato basura puede ser una fase (amarga) para poder pasar a otra mejor.”

“Es cierto que nuestra vida ha sido hasta ahora más fácil que la de nuestros progenitores, pero las comodidades de las que podemos disfrutar ahora no tienen por qué hacer perder énfasis a nuestras ambiciones. Cuando uno tiene claro lo que quiere, se esforzará por conseguirlo, aunque ello implique renunciar a esa comodidad. Las posibilidades laborales en este país desde luego que nos preocupan, pero no vemos la opción de emigrar como otra alternativa sin salida, con el único aliciente de añadir un toque cosmopolita a nuestros currículum, sino como la posibilidad de realizar un trabajo que nos satisfaga y que esté mejor remunerado que en España.”

“Creo que con la publicación de este artículo la autora ha querido mostrar a los lectores que tienen una visión errónea de la juventud actual y personalmente comparto esa opinión, porque es cierto que cuando un adulto observa a un grupo de jóvenes en un parque, por ejemplo, de una forma u otra siempre piensa: “Mira esa panda de vagos, ¡menuda juventud!”… Los adultos siempre nos juzgan, sin conocernos, porque las personas en general somos así: generalizamos, juzgamos sin saber, criticamos siempre que podemos… y esta tendencia que en mayor o menor medida tenemos todos se debe a una falta de consideración y de valores. Es decir, si por ejemplo en la televisión o en la prensa sale una noticia del tipo “Un grupo de jóvenes provocan un escándalo público…”, todos piensan que menuda juventud, pero si por el contrario la noticia es que “Miles de jóvenes mileuristas buscan trabajo en el extranjero”, nadie considera eso como algo bueno. Siempre se tienda a valorar de forma negativa a los jóvenes, y, personalmente, como joven responsable que soy, considero deplorable esta actitud y creo que debería cambiarse, empezando principalmente por las noticias que dan en la televisión, que siempre ponen énfasis en las cosas que los jóvenes hacen mal y no ensalzan nunca las que hacen bien.”

“Este artículo refleja a la perfección el panorama de la juventud actual. La sociedad ve a los jóvenes como unos “ni-nis” que no tienen interés por nada más allá de su propia diversión. Sin embargo, existen muchos jóvenes que tienen ambiciones y planes de futuro, que quieren trabajar para vivir por sí solos, sin depender de nadie.

En muchas ocasiones, estos jóvenes que se han esforzado por cumplir sus objetivos deben ir al extranjero a buscar trabajo. En mi opinión, la culpa de todo esto es del modelo de sociedad que tenemos en nuestro país. No se valoran el esfuerzo ni las capacidades, sino que priman otros factores como las influencias y los contactos que se tengan.

Por otra parte, en nuestra sociedad proliferan tanto los “ni-nis” porque esta falta de valoración del esfuerzo, sumada a la gran cantidad de ayudas y subvenciones existentes, dan la idea de que se puede vivir sin esforzarse, preocupándose únicamente por divertirse. La juventud actual accede con facilidad a todo lo que quiere. Es entendible que los padres quieran dar a sus hijos todo lo que ellos no tuvieron, pero si se les proporciona todo sin que hagan nada a cambio, en el fondo, se les está perjudicando.

Ya se puede observar en la sociedad la cantidad de personas sin futuro que solo buscan vivir de subvenciones y ayudas y, en mi opinión, los grandes perjudicados de esta situación serán esos jóvenes que sí se preocupan por su futuro, porque el día de mañana tendrán que contribuir con sus impuestos a las subvenciones que recibirán en el futuro los que hoy se dedican a divertirse e ignorar su futuro.”

Una de las cuestiones que más nos preocupa a los jóvenes es saber qué nos espera tras pasar muchos años de nuestra vida estudiando. Saber qué es lo más adecuado estudiar para no acabar en el sofá de casa con un curriculum impecable pero sin ninguna puerta abierta.

Hoy en día los jóvenes ya no estudian, en muchos casos, lo que realmente quieren, pues lo principal es estudiar aquello que más salidas laborales tenga, aunque ello signifique renunciar a su vocación. En mi caso particular, estoy interesada en saber con cuáles de las posibles carreras que quiero estudiar voy a encontrar el trabajo que más me guste, pues no es extraño que estudies una cosa y acabes trabajando de otra cosa totalmente distinta. El caso es que planteo esta cuestión cada vez que tengo oportunidad a las personas que se supone que deberían saberlo pero aún así nunca se ponen de acuerdo, así que he sacado como conclusión de esta experiencia que mejor será estudiar lo que quiera y Dios dirá cuál será mi destino.

Por otra parte, me parece triste que algunos adolescentes no tengan ambiciones de futuro, no intenten sacar la mejor nota posible en los exámenes para lograr sus expectativas o simplemente no orienten sus acciones a algo más satisfactorio que cometer actos vandálicos. Sin embargo, desconozco si es mejor tener algún anhelo, siendo nula la decepción que te puede provocar el no poder llevarlo a cabo, o intentar por todos los medios conseguir tu objetivo y que sea imposible lograrlo.

En conclusión, desde mi perspectiva de estudiante y puede que de futura frustrada ante las posibilidades que me ofrece la sociedad, creo que se necesita motivar más a los jóvenes ofreciéndoles mejores trabajos y posibilidades y no solo fomentar el desinterés por parte de estos.”

Con la crisis actual es cierto que es complicado encontrar empleo y que los que hay no están demasiado bien pagados, pero es normal al haber tanta demanda. También creo que esto no debe ser una excusa para acomodarnos y vivir de nuestros padres. Por el contrario, debemos esforzarnos más si cabe. En todas las épocas ha habido dificultades y problemas y se han superado.”

“Desde luego que es muy fácil estar en casa de nuestros padres y que nos lo paguen todo, pero llega un momento en que nuestro cuerpo y nuestra mente necesitan su propio espacio y seguir sus propias normas, por mucho que no hayan dejado libertad. El problema es cómo poder irse de casa en la situación actual. La única opción es encontrar un trabajo con un sueldo relativamente bueno, lo cual ahora mismo es casi imposible, sobre todo teniendo en cuenta la juventud y la más que probable nula experiencia. Y así, los jóvenes nos ponemos a pensar, a buscar una solución para poder llegar algún día a vivir nuestra propia vida, a tener nuestra propia familia, a trabajar de lo que nos gusta, a alcanzar nuestras metas, en definitiva. La cuestión es que esa solución es difícil de encontrar, lo que hace que pasemos mucho tiempo reflexionando sobre nuestro futuro, mucho más tiempo del que podamos dedicar a reivindicar un buen lugar para hacer botellón, algo que ocupa una posición muy baja en nuestra lista de preocupaciones.”

Todos los jóvenes debemos luchar por nuestro sueño, sea el que sea. Si nos queremos dedicar a algo en especial, nos esforzamos durante toda la carrera y luego resulta que no lo conseguimos, nos sentiremos seguramente frustrados. Pero aun así no podemos dejar de intentarlo, ya que el que no arriesga no gana.”

“En mi opinión, la juventud no es como se pinta. Se cree que los jóvenes solo hacemos botellones, que solo pasamos el rato con nuestros amigos y que aparte de eso no hacemos nada más. Pero eso no es así. Disfrutamos de la vida, pero, además, estudiamos y pensamos en nuestro futuro. La verdad es que tal y como nos han dejado el mundo, vamos a tener que trabajar mucho para arreglarlo. Somos nosotros los damnificados, los que vamos a sufrir las consecuencias de esta crisis, producida por las ambiciones y el egoísmo, y los que vamos a tener que sacar las castañas del fuego.”

Anuncios

Acciones

Information

7 responses

11 11 2011
Julita

Todas estas afirmaciones me reafirman en lo que siempre he pensado: no toda la juventud es como nos la presentan muchas veces los medios de comunicación. Y de eso me he dado cuenta mucho más desde que doy clase a adolescentes.
Y decir que estoy totalmente de acuerdo con la chica que dice que estudiará lo que más le guste. El estudiar una carrera “con salidas” no te asegura nada. Me pongo como ejemplo…
Raquel, enhorabuena por estos alumnos:)

11 11 2011
Raquel Pelayo

Gracias, Julita:)
Yo también he animado a esa chica a estudiar lo que más le gusta. Siempre he pensado que era la mejor opción. La verdad es que leyendo estos exámenes me he quedado más tranquila. Creo que, en contra de lo que piensa la mayoría de la gente, hay muchos jóvenes en nuestro país que tienen muy claro lo que quieren y que van a trabajar duro para conseguirlo. Ese es el camino, chicos. Y expresar vuestra opinión así de bien también es el camino… para aprobar la Lengua este curso;)

12 11 2011
musicameruelo

Enhorabuena Raquel por el artículo y enhorabuena a tus alumnos por expresar de forma tan contundente la situación que viven día a día. Estoy con ellos y totalmente de acuerdo en que hay que estudiar lo que a uno le gusta, lo que realmente siente y a lo que se quiere dedicar. Si yo hubiera hecho caso de aquel profesor del instituto que me dijo que me iba a morir de hambre si estudiaba música no estaría ahora mismo haciendo lo que más me gusta..que es educar a través de la enseñanza musical. Personalmente confío en la juventud, sé que se necesitan contextos donde puedan expresarse en todos los sentidos y nosotros, como educadores, tenemos el deber de facilitarles estos canales de expresión. y lo que me parece importantísimo es que necesitamos fomentar la confianza mutua entre alumnos-profes para aprender unos de otros, eso requiere un esfuerzo y por eso me alegra tanto leer este post.
Mi más sincera enhorabuena a todos.
Saludos
mariajesús

12 11 2011
musicameruelo

Se me ha olvidado dejar un mensaje que leí ayer en twitter y que me parece extraordinario…
“Aunque nadie puede volver atrás y hacer un nuevo comienzo, cualquiera puede comenzar ahora y hacer un nuevo final”

Saludos
mariajesús

12 11 2011
Fernando

Gracias Raquel. No hay día que no me conecte para ver si hay novedades y hoy, por fin, me he encontrado con una de las mejores: “una apuesta real y sensata, nuestra juventud”.
Ahora me dirijo a ellos, tus (nuestros) alumnos, !SIEMPRE HABÉIS SIDO MENOSPRECIADOS Y CRITICADOS¡ pero como Ave Fénix sugís y seguís creando mundo.
Fijaos en los siguientes ejemplos:
1.- ‘Nuestra juventud gusta del lujo y es mal educada. No hace caso a las autoridades y no tiene el menor respeto por los de mayor edad. Nuestros hijos hoy son unos verdaderos tiranos. No se ponen de pie cuando una persona anciana entra. Responden a sus padres y son simplemente malos’

2.- ‘Ya no tengo ninguna esperanza en el futuro de nuestro país si la juventud de hoy toma mañana el poder, porque esa juventud es insoportable, desenfrenada, simplemente horrible”.

Las escribieron: la primera de Sócrates (s V. a. de C.) y la segunda de Hesíodo (s VIII a. de C.).

¡¡¡¡¡¡ ADELANTE SIN DESÁNIMO !!!!!

Saludos.
Fernando.

13 11 2011
David Berbil Ruiz 1ºAB

Excelente artículo, me ha dado mucho que pensar la verdad…
Por cierto, también yo envié un artículo hablando de que nadie escriba nada últimamente…

Saludos!

13 11 2011
Raquel Pelayo

¡David, lo siento! Acabo de leer tu artículo y en breve lo publico. Llevaba bastante sin entrar al correo, porque como la cosa estaba tan parada y apenas he tenido tiempo… Tienes toda la razón. A lo mejor hay que volver a plantearse lo de formar unos equipos de redacción, ya lo había pensado. El caso es que todo lleva tiempo y el mío ha mermado mucho desde hace un año para acá. Pero haré lo que pueda si encuentro colaboración:)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: