Premios del Certamen Literario 2013

26 04 2013

Hoy se ha fallado el Concurso Literario convocado por el Departamento de Lengua Castellana y Literatura que, en esta ocasión, era, como todos sabéis, de microrrelatos.

El resultado ha sido el siguiente:

Primer premio (valorado en 60 euros): David Berbil (2º AB)

Segundo premio (valorado en 40 euros): Natalia Albo (1º BB)

Tercer premio (valorado en 20 euros): Irene Solana (2º BE)

¡Enhorabuena a los tres ganadores y muchas gracias a todos los participantes!

Foto de los tres alumnos premiados: David, Irene y Natalia.

Foto de los tres alumnos premiados: David, Irene y Natalia.

Aquí podéis leer los tres microrrelatos premiados (os recordamos que, aparte de la extensión, los relatos presentados debían contener las palabras “violonchelo”, “deslizarse” y “tenue”).

RELATO GANADOR DEL TERCER PREMIO: “La voz del violonchelo” (de Irene Solana)

El profesor estaba triste. Muy triste. Había tenido dos grandes pasiones en su vida; su mujer y la música, pero ahora, octogenarios los dos, sentía que su mujer se iba apagando y sus manos temblorosas le impedían tocar el violonchelo.

-Esposo, acércate -le dijo su mujer- tenemos que despedirnos.

Ya próximos, ella vio lágrimas en sus ojos y le dijo con ternura:

– No llores, esto tan solo es un “hasta luego” y mientras no nos veamos, no dejes de tocar, por favor. Te escucharé en donde esté, porque tu música vive en mí.

Se deslizó despacio de su cama dándole un último beso y con una luz tenue se puso a tocar con una perfección tal que el sonido del instrumento más parecía una voz humana y familiar, la voz única de su amada esposa con la que a través de la música seguiría conversando hasta su reencuentro.

RELATO GANADOR DEL SEGUNDO PREMIO (de Natalia Albo)

Él deslizaba el arco por las cuerdas del violonchelo, la música que salía de aquel instrumento era melancólica y cada nota de amargura se veía reflejada en su rostro. La luz tenue que le iluminaba, aumentaba si cabe la tristeza que transmitía. El dolor inundaba la sala y las lágrimas corrían por el rostro de los allí presentes, nunca en su vida habían visto tal espectáculo y mucho menos que una persona transfiriera tanto tormento.

Nadie del público podía imaginar que un talento como aquel se desperdiciaría en cuanto acabara la función, que en cuanto entrara a su camerino volvería a su soledad. El miedo de morir débil y desamparado le consumió por completo. Se sentó en una silla mullida frente al espejo y con un último suspiro, cogió la cuchilla y la hizo deslizarse lentamente por el recorrido de las venas. ¿Cobarde? Tal vez, pero acabaría con su sufrimiento de por vida.

RELATO GANADOR DEL PRIMER PREMIO: “Una vida en 149 palabras” (de David Berbil)

Comienza un nuevo día; la luz atraviesa las persianas de tu habitación, te deslumbra y te obliga a levantarte. Tu cabeza comienza a deslizarse hacia sus recuerdos, y desprendes una tenue sonrisa. Es la razón por la cual empiezas el día con ilusión y con ganas de comerte el mundo.

Las horas pasan, los golpes te dan de lleno, pero mantienes la sonrisa; tú puedes con todo eso y más, porque la vida está para luchar y sonreír, nada de sufrir por los reveses. Recuerdas esa canción, vuelves a sonreír, en unos segundos has compuesto una historia perfecta.

En algunos momentos el enfado y el dolor te llenan; te identificas con el grave sonido de un violonchelo. Olvida esos sentimientos, no sirven para nada, la felicidad vale mucho más.

Acaba el día, has vivido miles de sensaciones, y ya tienes ganas de un nuevo amanecer. Eso es la vida.

Anuncios




Visita de autora: Susana Fdez. Gabaldón

26 04 2013

Hoy hemos recibido la visita en nuestro instituto de la escritora madrileña Susana Fernández Gabaldón. La autora les ha dado dos interesantes charlas a nuestros alumnos de 1º, 2º y 3º de ESO, que en el segundo trimestre de este curso han leído una novela suya, “Más allá de las tres dunas” (la primera de una trilogía que continúa con “Las catorce momias de Bakrí” y se cierra con “Rumbo a Thuban”), y ha respondido con amabilidad a todas las preguntas que los chicos tenían preparadas para ella.

Susana Fernández durante una de sus charlas de hoy en nuestro instituto.

Susana Fernández durante una de sus charlas de hoy en nuestro instituto.

Así, Susana nos ha hablado de su vida, de sus gustos literarios, de cómo cambió su labor como investigadora y arqueóloga por la de escritora, del oficio de escribir… Nos ha contado que el reto al que se enfrenta hoy en día un autor de literatura juvenil es inmenso, pues niños y jóvenes pertenecen, más que nunca, al mundo de la imagen, y que por ello intenta que sus obras sean capaces de crear continuamente imágenes en las mentes de sus lectores y mezcla en ellas los más diversos géneros (misterio, fantasía, historia, ciencia-ficción…). También nos ha desvelado cuáles son sus manías a la hora de escribir (a solas y en silencio con su ordenador, sin niños ni teléfonos que puedan distraerla), qué le inspira a la hora de elegir los nombres de sus personajes y cuánto tiempo suele tardar en escribir una novela (entre un año y medio y tres años). Nos ha hablado de sus últimos proyectos (acaba de publicar una novela sobre piratas), de la ilusión que sintió al ver publicada su primera obra (coincidiendo casi con el nacimiento de su primer hijo) y de cómo su faceta investigadora la ayuda en su trabajo de escritora a la hora de buscar información sobre las épocas en que se desarrollan sus novelas (monedas antiguas, prendas de vestir, unidades de medida, etc.). El mundo de la investigación científica le resultaba a Susana demasiado cerrado y en la literatura halló la manera de abrirse al mundo sirviéndose de esos conocimientos para documentarse y dar verosimilitud a las historias que plasma en sus novelas y que, sin duda, sirven para acercar a sus jóvenes lectores a los distintos periodos de la historia, muchas veces mejor que cualquier árido manual científico.

 ¿Os ha gustado la charla de nuestra invitada? ¿Alguno de vosotros se había parado a pensar en que la ceguera de Yalil en “Más allá de las tres dunas” era simbólica? Como nos ha contado Susana, el personaje simboliza la figura del investigador que está tan seguro de las verdades que sustenta y de sus propias teorías que no es capaz de ver más allá de ellas. Sin embargo, la ceguera de Yalil es transitoria: finalmente es capaz de abrir los ojos, de quitarse la venda y a volver a mirar a su alrededor sin que le ciegue la razón. Y es que, como nos ha recordado hoy Susana Fernández Gabaldón, los adultos muchas veces no somos capaces de ver las cosas como los niños porque hemos perdido algo que solo vosotros conserváis: la fantasía. Así que tratad de sacarle partido, ahora que aún podéis, y no dejéis nunca de soñar y viajar a otros mundos. Y si es de la mano de la literatura… mejor que mejor.

La novelista conversando con profesores y alumnos tras la charla.

La novelista conversando con profesores y alumnos tras la charla.

 





Festival de Teatro Grecolatino

23 04 2013

¿Qué mejor manera de celebrar el Día del Libro que ir al teatro?

Un grupo formado por alumnos de 4º de ESO y de Bachillerato, acompañados por tres profesores del IES, han tenido hoy la oportunidad de asistir a la representación de dos obras de teatro clásicas en el Palacio de Festivales de Cantabria. Dos obras, un drama y una comedia, que nos han ayudado a recordar que los clásicos lo son por algo. Textos de hace siglos, adaptados y llevados a escena magistralmente por el Grupo Aedo Teatro, que nos siguen emocionando y que nos hacen reír como los originales lo harían en sus tiempos con nuestros antepasados griegos y romanos.

“Antígona”, de Sófocles, nos ha planteado varios dilemas… ¿Debemos obedecer las normas inmutables de los dioses o las que dictan nuestros gobernantes? ¿La lealtad a la familia y el amor están por encima de las leyes? ¿Debemos acatar una norma impuesta si la consideramos injusta? Y los jóvenes… ¿pueden a veces dar sabios consejos pese a su corta edad? Y quienes nos gobiernan… ¿pueden ejercer su gobierno sin escuchar a los ciudadanos? ¿Son las ciudades de quien en ellas manda? Conflictos actuales encarnados por la rebelde Antígona y el tirano Creonte.

Antígona enfrentada a Creonte.

Antígona enfrentada a Creonte en un momento de la representación.

Y el “Anfitrión” de Plauto nos ha hecho reír. Una adaptación que incluía canciones modernas, guiños a la actualidad (al Twitter, a Urdangarín, a la crisis…) y una Alcmena argentina y fogosa que a nadie ha dejado indiferente con su voseo y con su contoneo. Puede que los “puristas” se rasguen las vestiduras al ver una interpretación tan libre de la comedia, pero seguro que Plauto la aplaudiría tras comprobar cómo estos actores han conseguido arrancar carcajadas en todo el auditorio con esta confusión de identidades, con este gran carnaval de celos, caos y confusión.

Anfitrión (¿el verdadero o el falso?) y Alcmena.

Anfitrión (¿el verdadero o el falso?) y Alcmena.

En resumen, una mañana en la que hemos podido disfrutar de lo mejor de los clásicos grecolatinos sobre el escenario. ¿Qué mejor manera de celebrar la literatura?